Mardita Passio

No hay regla sin excepción, no hay acústico sin eléctrico. Y esto, un eléctrico, en el espacio pequeño de la sacristía de San Lorenzo, solo se aguanta, mal le pese al calor reinante de la noche, si no es por las condiciones acústicas, milagrosas, del sitio, y por el ensemble de los Mardita (passió). Ahora, un montón de años después de aquel Por qué luchamos, siguen sonando rotundos, solemnes o glamurosos, según, con el añadido de los vientos (estupendo el Sine Villar en No somos nadie) y la brillante voz de Nono. Disfrute y caderas en un concierto que se debían el Colectivo Pero para el sol y los Mardita (passió). Ganas quedaron de oírlos en un Acústico, aunque sea de los 4+3. Sin miedo al horizonte se lo merece y lo exige.

Follow by Email
Facebook
Facebook
YouTube
Instagram